TOP
Image Alt

El Valle de Draa

El valle del Draa o «Assif N Dra» en lengua bereber es la carretera más hermosa de Marruecos, pero también la más sinuosa. El valle del río Draa tiene más de 100 kilómetros, entre Ouarzazate y las puertas del desierto. Es un valle muy verde con palmeras datileras. Se puede caminar por el palmeral, es muy agradable porque la temperatura es más baja que en la carretera, debido a la sombra de las palmeras. Tampoco hay tanto polvo, y puedes descansar con los pies en el agua si quieres. Hay muchos senderos para caminar, que son los caminos que la gente toma para cultivar su campo, para cuidar de su ganado, cabras y ovejas, y para volver a casa. En la orilla del río, se puede ver el Ksar, estas impresionantes fortificaciones de adobe que sirvieron para defender la región.

Es totalmente recomendable hacer esta ruta hasta M’Hamid donde se llegará hasta la zona de las dunas. Un desierto salvaje y auténtico. Una carretera con más de 150 km de recorrido nos lleva a Zagora. Aunque el valle del Draa comienza en Ouarzazate, permanece invisible durante 60 km, abriéndose paso a través de la corteza terrestre. Es desde Agdz donde se descubre el río y comienzan los palmerales. Esta ciudad marca el verdadero comienzo del valle del Draa. Para llegar a Agdz y por lo tanto al valle del Draa, hay que tomar la sinuosa carretera de Ouarzazate a Zagora, posiblemente la más bella de todo Marruecos.

Valle del Draa

Si el paisaje es árido y estéril hasta llegar a Agdz el resultado es realmente asombroso. Los palmerales y campos de cultivo parecen extenderse hasta el infinito, rodeados de hermosos pueblos y Kasbah de adobe. Estas casas hechas de barro, paja y agua están situadas en la parte superior de la tierra infértil con vistas al palmeral.

You don't have permission to register
WhatsApp chat